04 diciembre 2015

LA TRISTEZA Y LA FURIA


Hoy estoy "sensiblona". Quizá porque se aproximan las fechas en que voy a volver a ver a mi hijo. Quizá porque desde ayer tengo un brote de ciática de esos de "no te menees" (nunca mejor dicho).

Así que hoy os voy a compartir un cuento de los de Jorge Bucay del libro "Cuentos para pensar", que espero que os sirva, cuanto menos, para reflexionar sobre vuestra furia.

Y también, cómo no, tratar de entender y ser amable con el que manifiesta furia a pesar de que sea lo que menos os apetece en ese momento.

Sed felices.



La Tristeza y la Furia


En un reino encantado donde los hombres nunca pueden llegar, o quizás donde los hombres transitan eternamente sin darse cuenta...
En un reino mágico, donde las cosas no tangibles, se vuelven concretas...
Había una vez... un estanque maravilloso.
Era una laguna de agua cristalina y pura donde nadaban peces de todos los colores existentes y donde todas las tonalidades del verde se reflejaban permanentemente...

Hasta ese estanque mágico y transparente se acercaron a bañarse haciéndose mutua compañía, la tristeza y la furia.
Las dos se quitaron sus vestimentas y desnudas las dos entraron al estanque.
La furia, apurada (como siempre esta la furia), urgida -sin saber porqué- se baño rápidamente y mas rápidamente aun, salió del agua...
Pero la furia es ciega, o por lo menos no distingue claramente la realidad, así que, desnuda y apurada, se puso, al salir, la primera ropa que encontró...
Y sucedió que esa ropa no era la suya, sino la de la tristeza...
Y así vestida de tristeza, la furia se fue.

Muy calma, y muy serena, dispuesta como siempre a quedarse en el lugar donde está, la tristeza terminó su baño y sin ningún apuro (o mejor dicho, sin conciencia del paso del tiempo), con pereza y lentamente, salió del estanque.
En la orilla se encontró con que su ropa ya no estaba.
Como todos sabemos, si hay algo que a la tristeza no le gusta es quedar al desnudo, así que se puso la única ropa que había junto al estanque, la ropa de la furia.

Cuentan que desde entonces, muchas veces uno se encuentra con la furia, ciega, cruel, terrible y enfadada, pero si nos damos el tiempo de mirar bien, encontramos que esta furia que vemos es sólo un disfraz, y que detrás del disfraz de la furia, en realidad... está escondida la tristeza.




23 noviembre 2015

Mechones solidarios


He visto esta noticia en el diario online "El Mundo" y me gustaría hacerme eco de ella.
Hay personas que se "cortan la coleta" y la donan para las enfermas de cáncer (de momento, sólo sé de mujeres).

Se llama "Mechones Solidarios". Esta magnífica iniciativa se lleva a cabo en Málaga (por parte de Estela Guerisoli) , y reciben pelo de muchas ciudades, de mujeres y también de algún hombre, bien por correo o a través de peluquerías que colaboran con Mechones Solidarios.

¿Para qué? Para que las enfermas de cáncer puedan llevar una peluca de pelo natural y no añadan más sufrimiento al que ya tienen con el diagnóstico de la enfermedad, viendo cómo su pelo se cae a jirones. Y no sólo eso, también tienen un baremo, y si no se llega a un mínimo de ingresos, la peluca puede salirle gratis a la enferma.

No es sólo pelo. Es autoestima para la enferma. Es mirarse al espejo y sentirse algo más segura de sí misma, precisamente en un momento de su vida en el que todo se ha vuelto inseguro.

Os dejo el enlace a la noticia y os animo a "cortaros la coleta" y donarla. Podemos conseguir sonrisas de personas a las que les hace mucha falta sonreír.

Gracias.

Enlace: http://www.elmundo.es/cronica/2015/11/23/564f473be2704e02198b460b.html

19 octubre 2015

Día contra el Cáncer de mama.



Sólo en España, se diagnosticarán más de 26.000 casos de cáncer de mama durante el año en curso.  Eso significa que 1 de cada 8 mujeres tendrán cáncer de mama en su vida.
Aproximadamente, el 30% de todos los tumores en el sexo femenino en nuestro país. También es la primera causa de mortalidad por cáncer en mujeres.
Es un cáncer que principalmente afecta a la mujer (99%) aunque también se dan algunos  casos en hombres (1%).
La buena noticia es que gracias a los  avances en la investigación y a la detección precoz y los nuevos tratamientos, ha aumentado la supervivencia; es ya del 85% en los casos de personas con cáncer de mama y, afortunadamente, aumenta más de un 1% al año.
La edad de diagnóstico oscila entre los 35 y los 80 años, pero entre los 45 y los 60 hay una etapa de máxima prevalencia. Por tanto, es fundamental la autoexploración así como la realización de mamografías de manera periódica a partir de los 45 años.
Recordad:

-         Manteneos informadas. La información veraz es una de las mejores formas de empezar a luchar contra cualquier enfermedad.

-        Autoexploraos. Todos los meses, después de la menstruación.

-        Acudid al médico. Ante cualquier anomalía, consultad con los profesionales de la medicina.

-       Sed positivas. El 90% de las personas que lo padecen y son tratadas y lo superan, continúan libres        del cáncer 5 años después.

En la Asociación Española contra el Cáncer https://www.aecc.es/Paginas/PaginaPrincipal.aspx, tenemos mucha información sobre cómo autoexplorarnos, cómo son los síntomas, qué terapias hay, qué alternativas de tratamiento e intervención, etc.